Déficit de Procesamiento Sensorial {DPS}

Niños Sensacionales

Los niños con DPS son conocidos como niños sensacionales, porque sienten su entorno de maneras poco convencionales.  Esto los hace únicos.  Tienden a ser originales y creativos, y se benefician de los ambientes tranquilos, predecibles y con estímulos controlados.  

¿Qué es?

Es una condición neurológica en el cual la información percibida a través de los sentidos no se organiza de forma apropiada en el cerebro.  Las personas con esta condición, responden ante los estímulos de manera pasiva, reactiva o desorganizada.   Los niños sensacionales pueden ser muy buscadores de sensaciones (buscan contacto físico fuerte, juegan muy brusco, no quieren parar de columpiarse, etc.) o por el contrario, se sobre cargan con facilidad ante estímulos (no se dejan lavar los dientes, se alteran fácilmente con ruidos fuertes, son selectivos con la ropa y la comida, les molesta la luz o que los toquen.

Causas del Déficit de Procesamiento Sensorial

La causa exacta del DPS no ha sido identificada aún. Las investigaciones muestran que puede ser hereditario, o asociado a complicaciones en el nacimiento.

Señales de alerta del Déficit de Procesamiento Sensorial  {DPS}

Los padres conocen a su hijo mejor que nadie, y usualmente son los primeros en detectar que el niño tiene un problema sensorial.  Muchos asuntos que son parte de la rutina, son difíciles de lidiar para el niño y el padre.  Actividades cotidianas como cortarle las uñas, comer, o llevarlo a una fiesta infantil, se convierten en momentos de tensión que desencadenan en pataleta o reacciones emocionales fuertes e intensas, y fácilmente se confunden con pobres habilidades de crianza o capricho del niño.

Si como padre sientes que batallas más de la cuenta con tu hijo en temas como su aseo personal, alimentación, sueño, o en actividades fuera de la rutina que “deberían” ser divertidas para el niño como viajes, fiestas o parques, vale la pena revisar las señales de alerta y leer la sección de cómo se diagnostica el DPS.  Si tu hijo ya tiene un diagnóstico de déficit de procesamiento sensorial, te recomendamos omitir las señales de alerta y diagnóstico, y continuar con la sección Método Casazul para niños sensacionales.

– Problemas al comer y/o dormir
– Solo logra tranquilizarse cuando su mamá lo reconforta
– Se irrita cuando lo visten y le incomoda la ropa
– Rara vez juega con un juguete
– Se resiste a que lo arrullen o carguen
– No se puede tranquilizar solo
– Cuerpo demasiado flexible o muy rígido
– Atraso motor (no se sienta, gatea, camina a tiempo)

– Dificultad para vestirse, comer, dormir, y controlar esfínteres
– Habilidades motoras pobres, se ve como un niño torpe
– Hipersensible al contacto físico, ruidos y olores
– Incomodo cuando esta con otras personas
– Se mueve constantemente, y es invasivo con el espacio del otro
– Pataletas de alta frecuencia, intensidad y duración.

– Hipersensibles al contacto físico, ruido, olores y otras personas
– Se distrae con facilidad, y nervioso, inquieto, busca movimiento
– Puede ser impulsivo o abrumarse con facilidad
– Dificultad con escritura y actividades motoras
– Le cuesta hacer amigos
– No es consciente de su propio dolor físico o el de los demás

– Hipersensibles al contacto físico, ruido, olores y otras personas
– Autoestima pobre.  Miedo a fracasar en actividades nuevas
– Lentos y letárgicos
– Siempre en movimiento, impulsivos y distraídos
– Habilidades motoras pobres, dificultad para escribir a mano
– Dificultad para mantenerse enfocados
– Baja motivación.  No parecen disfrutar de nada

Sospecho que mi hijo es sensacional. ¿Qué hago?

Paso 1: Revisa cuidadosamente las señales de alerta del déficit de procesamiento sensorial. Observa a tu hijo y pregunta a otras personas que comparten habitualmente con el (familiares, amigos, profesores) si notan algo particular en su desarrollo.

Paso 2:  Busca un especialista para obtener un diagnóstico formal.  El diagnóstico lo hace un terapeuta ocupacional certificado de integración sensorial. Utiliza pruebas estandarizadas, observaciones clínicas detalladas, y recopila información del funcionamiento del niño en casa y en la escuela – en caso de estar escolarizado)-.  Conoce aquí las pruebas utilizadas para el diagnóstico de DPS, y nuestro directorio de especialistas recomendados.

Paso 3: Construye un plan de intervención junto con el especialista que lo evalúe, con metas terapéuticas definidas, y recomendaciones para el manejo en casa y en la escuela.

Paso 4:  Asegúrate de entender a profundidad como funciona tu hijo sensacional.  Algunas preguntas clave que puedes hacerte son: ¿Qué estímulos, ambientes o situaciones sobrecargan a mi hijo?. ¿Cuáles lo organizan y lo ayudan a regularse?. ¿Dónde están sus mayores retos a nivel sensorial y motor?. ¿Cómo lo puedo ayudar a funcionar mejor en casa, en la escuela y en ambientes sociales?

 

Método casAzul para niños sensacionales

Los niños con déficit de procesamiento sensorial parecen niños con un desarrollo normal, que simplemente no quieren cooperar en actividades cotidianas. Es una condición difícil de reconocer. El niño se siente permanentemente frustrado porque no logra hacer las cosas bien.  Empieza a desarrollar una auto imagen negativa, o a presentar un comportamiento desorganizado, como resultado de las reacciones de los adultos de su entorno, que no entienden por qué si el niño es inteligente, se rehúsa a hacer ciertas tareas que parecen tan fáciles para otros niños.

Los niños sensacionales presentan desafíos de regulación biológica y emocional. Esto implica una menor tolerancia a asuntos biológicos como el hambre, sueño, cansancio.  Pueden ser inflexibles, lo cual significa que los cambios y las transiciones les cuestan, y usualmente tienen dificultades a la hora de relacionarse con otros niños y les cuesta lograr autonomía en actividades de vida diaria, como vestirse, hacer tareas, o estar atentos a sus pertenencias.

Ruta de aprendizaje sugerida para padres de niños sensacionales

Sin importar el tipo de condición neurodiversa de tu hijo, la ruta de aprendizaje CasAzul inicia por el espacio de interioridad. Es la puerta de entrada. Este espacio cuenta con ejercicios de auto reflexión y análisis para ganar claridad en las prioridades y metas en cuanto al acompañamiento de tu hijo neurodiverso y se complementa con
prácticas que te permiten estar atento a tus recursos personales como padre, tanto a nivel físico como emocional, conectar con tu intuición y cuidar de ti mismo para acompañar a tu hijo de manera consciente y efectiva.

Si eres padre de un niño sensacional, te recomendamos empezar el recorrido de CasAzul por el espacio de regulación emocional, y visitar a continuación los espacios de pensamiento, y autonomía.