Tener un hijo neurodiverso puede sentirse en ciertos momentos como un juego de malabares, con más pelotas en el aire de las que se pueden manejar al tiempo.